Cálculos de Fosfato – Todo lo que Quieres Saber

calculos de Fosfato

Los cálculos de fosfato pueden ser únicos o combinados con otras sales (fosfato cálcico, fosfato amónico magnésico, etc.). Se desarrollan en orina excesivamente alcalina y ello se debe a alteraciones congénitas o adquiridas de los túbulos renales.

Estos son incapaces de mantener un adecuado equilibrio ácido – base de la orina, la cual tenderá a una alcalinidad permanente.

En otros casos esta alcalinidad urinaria se debe a un exceso de consumo de productos ricos en fosfatos como son los derivados lácteos.

Los cálculos de fosfato constituyen el 19%, de la totalidad. Afectan con mayor frecuencia al sexo femenino y a personas jóvenes.

Aunque menos frecuente que los otros tipos de cálculos, cierta variedad de litiasis fosfática como es la estruvita o fosfato amónico magnésico, es muy agresiva debido a su gran crecimiento y convive con una infección permanente que puede llegar a destruir el riñón afecto.

A estos son los llamados cálculos coraliformes y su tratamiento comporta, en la mayoría de los casos, la intervención quirúrgica.

Estos cálculos se acostumbran a desarrollar de manera silenciosa, por lo que frente a una infección urinaria repetida deberá descartarse la presencia de un cálculo de fosfato.

Te Puede Interesar:
Cálculos de Oxalato Cálcico

¿Cómo pude evitarse la formación de un cálculo de fosfato?

Además de las normas dietéticas específicas y el tratamiento médico oportuno, existen unas normas generales de gran utilidad, que por si solas pueden ser suficientes para evitar la recidiva del cálculo:

1. Mantener una ingesta líquida suficiente.- El consumo de unos dos litros de agua diarios ayuda ha mantener una buena dilución de sales urinarias, entre ellas los fosfatos y asegura un pH de orina equilibrado donde sea mas difícil la cristalización de dicha sustancia.

La ingesta abundante de agua provoca una circulación rápida de la orina, circunstancia fundamental para un debido control y prevención de la infección urinaria.

2. Regular el consumo de productos lácteos.– Su consumo es necesario para mantener un adecuado desarrollo óseo, pero el exceso de dichos productos es desechado por el hueso y eliminado por la orina, por lo que se produce una peligrosa saturación de fosfato urinario favoreciéndose el desarrollo de estos cálculos.

3. Controlar la infección urinaria.– Algunas medidas para prevenir la aparición de infecciones urinarias en la mujer son: Evitar el estreñimiento, no retener la orina, evitar el sedentarismo y vaciar la vejiga inmediatamente antes o después de mantener relaciones sexuales.


Doctor Víctor Severo Hernández Valdés.
Especialista en próstata, sistema urinario, uretra, litiasis renal, andrología.